Descubre la historia maya a lo largo de la primera caminata de México

Después de tres años, la ruta de senderismo y ciclismo de 68 millas visita sitios culturales mayas casi olvidados.

Publicado 9 de septiembre de 2022

11 minutos de lectura

Al oeste de las playas llenas de turistas de Cancún, una red de antiguos senderos para caminar y vías férreas en desuso se ha transformado en el Camino del Mayab, México primera ruta de larga distancia.

Desarrollado con mayas locales, el sendero cuenta la historia de los pueblos indígenas de México y tiene como objetivo sacar a las 14 comunidades que viven a lo largo de su ruta de 68 millas de una historia de explotación colonial y erosión cultural.

Un paseo en bicicleta de tres días o una caminata de cinco días lleva a los visitantes al corazón del mundo maya en Yucatán, desde Dzoyaxché, una pequeña comunidad construida alrededor de las paredes amarillas descoloridas de una hacienda del siglo XIX a unas 15 millas al sur de Mérida , a los templos excavados de Mayapán, una de las últimas grandes capitales mayas .

“El principal objetivo del Camino del Mayab es proteger la cultura, la historia y el patrimonio de las comunidades mayas, todo lo que está en peligro de perderse”, explica Alberto Gabriel Gutiérrez Cervera, director de EcoGuerreros, la organización de conservación ambiental que ayudó a construir y administrar el sendero. “Camino del Mayab es un proyecto que no es solo para turistas, es un proyecto para todas las personas de todas las comunidades.”

Después de la conquista española de Yucatán en el siglo XVI, los mayas quedaron en el fondo de un sistema de castas raciales impuesto por los colonizadores europeos. El idioma maya quedó en segundo lugar después del español, mientras que los templos mayas fueron derribados y las piedras utilizadas para construir iglesias cristianas.

Los mayas siguen estando en desventaja en su tierra natal hoy, dice Gutiérrez Cervera, quien es descendiente de mayas. La falta de oportunidades en las zonas rurales obliga a muchos a buscar trabajo en la construcción en Mérida o trabajos hoteleros en Cancún, que continúan erosionando la cultura maya.

Espera que el Camino del Mayab pueda empezar a cambiar eso. “Queremos ofrecer una oportunidad a través del turismo, para que las personas puedan elegir quedarse en su comunidad”, dice.

Una historia de haciendas

Hace casi 3000 años, las primeras ciudades mayas fueron talladas en bosques como los de Dzoyaxché, donde me uno a un pequeño grupo en bicicleta por el Camino del Mayab. Para el siglo VII d. C., la civilización maya se había expandido por América Central y el sur de México, construyendo templos monumentales como los de Chichén Itzá en México y Tikal en Guatemala.

La sequía, la guerra y la superpoblación provocaron el colapso del imperio maya en el siglo IX. Cuando los europeos llegaron a las Américas a fines del siglo XV, la civilización maya se había recuperado, solo para encontrarse con el ataque de la colonización española. Los conquistadores españoles comenzaron a devastar Yucatán en 1527, y en 1542 los españoles establecieron Mérida en el sitio de un asentamiento maya llamado Ti’ho. El colonialismo y las enfermedades del viejo mundo devastaron a los mayas , y su tierra fue parcelada y entregada a los colonos europeos.

( ¿Quiénes eran los mayas? Descifrando los secretos de la antigua civilización

.)

Hoy las comunidades mayas a lo largo del sendero son ubicado en y cerca de haciendas, haciendas ubicadas alrededor de grandes casas centrales que fueron creadas por europeos después de la conquista española. “La historia del Yucatán moderno es la historia de las haciendas”, dice Israel Ortiz, administrador comunitario y guía de senderos de EcoGuerreros.

Para el siglo XIX, las haciendas de Yucatán cultivaban grandes cantidades de henequén , un tipo fibroso de agave que se puede convertir en cuerda. Este “oro verde” permitió que Mérida se enriqueciera, pero lo hizo a costa de los mayas, quienes fueron forzados a un sistema de trabajo por contrato.

El sistema de hacienda persistió hasta que los productos sintéticos reemplazaron la necesidad de henequén después de la Segunda Guerra Mundial. Ahora muchas de las grandes casas una vez ocupadas por hacendados (dueños de haciendas) son ruinas fantasmales y abandonadas donde ciclistas como nosotros buscamos refugio del sol.

Algunos, como Hacienda Yaxcopoil, donde nos detenemos para una lección de historia poco después de comenzar nuestro viaje, se han convertido en museos o boutique Alojamientos. Sin embargo, “realmente nada ha cambiado”, señala Ortiz, “porque Hacienda Yaxcopoil sigue siendo propiedad de la misma familia que hace 200 años”.

Vida en el Camino Maya

Después de un breve descanso en Hacienda Yaxcopoil, pasamos nuestra primera noche en cabañas tradicionales con techo de paja en San Antonio Mulix antes de partir temprano a la mañana siguiente hacia Abalá. Siguiendo antiguas rutas de transporte de henequén, pasamos junto a apicultores en el bosque, donde Ortiz señala marcas en los árboles utilizados para guiar a los cazadores. En un momento de pura alegría, nos detenemos en un silencio silencioso como motmot, o Toh en maya, un ave de color turquesa que los mayas creían que conducía a los viajeros a las fuentes de agua, emerge de un pozo abandonado.

A medida que avanzamos, nos detenemos en algunos de los 3000 cenotes que salpican la península. Estos sumideros llenos de agua dulce se han convertido en una de las atracciones turísticas más perdurables de la región, proporcionando dinero a las familias locales que colectivamente son propietarias de la tierra.

Pero como tradicionalmente estaban dedicados a deidades mayas como Chaac (el dios de la lluvia) o vistas como entradas a Xibalbá (el inframundo maya), puede ser difícil conciliar su desarrollo como atracciones turísticas con tradiciones pasadas. Uno de ellos, Cenote Kankirixche, aún contiene restos humanos y reliquias de rituales mayas. “Los mayas ven a los cenotes como sagrados”, dice Ortiz.

Es una situación desafiante, pero Ortiz dice que preferirían ver a las comunidades administrar el turismo por sí mismas, en lugar de vender sus recursos naturales al mejor postor.

( Estas son algunas de las cuevas submarinas más impresionantes de Yucatán

.)

Cuando llegamos a Abalá, vemos otra forma en que los lugareños están restableciendo su cultura. En la Casa de los Artesanos de Abalá de José Pech Remi, los productos tradicionales de Yucatán, que incluyen vestidos Huipil, estatuas de jaguares esculpidas a mano y miel de origen local, se alinean en los estantes. “Muchas personas trabajan la tierra aquí, pero no ganan mucho dinero”, dice Remi. “Vender artesanías [tradicionales] le da a la gente un ingreso extra [y] ayuda a proteger nuestra cultura y nuestras raíces.”

Eso es importante ya que Remi habla sobre los problemas de la comunidad con el alcohol y la adicción derivados de una historia de desventajas económicas. Además de la tienda de artesanías, Remi estableció una fundación que organiza oportunidades, como eventos culturales regulares, donde hay música en vivo, comida y puestos de mercado, creando trabajo inmediato para los locales, al mismo tiempo que muestra la cultura de Abalá.

“Las tradiciones, los saberes tradicionales y la lengua maya son los rasgos más importantes de la cultura maya”, agrega Gutiérrez Cervera. “Ser maya significa preservar el bosque, el agua, los animales y las plantas. Significa preservar la Milpa [sistemas de cultivo] y enseñarla a las próximas generaciones, realizar el Chaa Chaak [ceremonia religiosa] para pedir lluvia y celebrar Hanal Pixan [“Alimento para las almas”, la versión maya del Día de los Muertos o Day of the Dead] para recordar las muertes.”

( Esta tradición británica de siglos de antigüedad podría perderse pronto

. En nuestra tercera y última mañana, cargamos combustible en el Restaurante Comunitario, un edificio anteriormente abandonado que se convirtió en un restaurante local dirigido por las mujeres de Mucuyche. El restaurante ofrece alternativas caseras a Hacienda Mucuyche, un popular lugar turístico lleno de cenotes al otro lado de la calle propiedad de Xcaret, la misma empresa que administra parques temáticos a lo largo de la Riviera Maya.

Aquí, Elsie Maria Neydi Bacab ayuda a preparar platos como papadzules (tortillas de maíz enrolladas rellenas de huevos cocidos y bañado en salsa), tamales (masa de maíz al vapor con relleno de carne y vegetales), y pok chuuc (carne de cerdo a la parrilla marinada en cítricos). “Ser maya es estar orgulloso”, dice Neydi Bacab, y agrega que ofrecer estos platos, además de vestirse con huipil hecho a mano y seguir hablando el idioma maya, es otra forma importante de preservar las tradiciones.

Fortificados, pedaleamos a lo largo de senderos cubiertos de maleza, llenos de vegetación y vida silvestre, avanzando hacia Mayapán, el punto final del Camino del Mayab. Allí, dejamos nuestras bicicletas en la puerta y, con las piernas ardiendo y los músculos doloridos, subimos los empinados escalones de piedra hasta la cima del Templo de Kukulkán, la pieza central de esta antigua capital maya. Desde este punto de vista elevado, puedo ver los bosques de Yucatán y la ruta que recorrimos en bicicleta dispuesta ante nosotros.

)No hay duda de que el Camino del Mayab es un reto, un reto, dice Ortiz. También es un vistazo a una parte de México que pocos viajeros ven, una que está muy alejada de la mentalidad de hotel todo incluido de otros destinos mexicanos más familiares. Gutiérrez Cervera prevé extender el Camino del Mayab a una red de senderos que rodeen toda la Península de Yucatán, para que más viajeros puedan experimentar este ambicioso estilo de turismo comunitario.

“Con Camino del Mayab, no solo estás viajando”, dice Gutiérrez Cervera, “le estás devolviendo algo a donde vas”.

Richard Collett es un escritor de viajes residente en el Reino Unido que se centra en destinos fuera de lo común y curiosidades culturales. Síguelo en Instagram

.

Lee mas

Discover a hidden easter egg

A word from our sponsor

spot_img

read more

explore

other articles